Alix Anson y Pamela Balboa, creadora y supervisora de investigación y desarrollo de Alfadeca, cuentan de las novedades y desafíos de 2022, lo que además incluye apoyo especial para alumnos y alumnas de 3° básico, que han visto relegado su aprendizaje durante la pandemia.

¿Cuáles son los mayores aprendizajes que tuvo el Programa Alfadeca 2021?

Pamela:

Estos años de pandemia nos han reafirmado el valor de las mentorías como apoyo a la labor docente y el valor del monitoreo de los aprendizajes. Podemos determinar que el 95% de los estudiantes con un monitoreo constante, logra niveles de lectura adecuados para su edad. Por ello, buscamos que las escuelas tomen un rol protagónico dentro del monitoreo, apoyados por nuestras mentoras, de manera de lograr un proceso continuo, ordenado y brindando la relevancia que tiene la conectividad y presencialidad para alcanzar aprendizajes con cimientos firmes. 

La presencialidad se ha tornado esencial para avanzar en la entrega de conocimiento y ese ha sido el desafío más brutal de 2021. La brecha que se genera entre los alumnos que asisten a clases y los que no, será algo muy trabajoso de acortar en los próximos años y todos deberemos concentrarnos en esa tarea.

De los aprendizajes obtenidos el año pasado ¿qué reformas tendrá el programa para su versión 2022?

Alix:

Ofreceremos una amplia gama de materiales didácticos para 2022, porque es posible que niños de segundo y tercero básico todavía estén aprendiendo a leer y escribir y que muchos alumnos de primero no hayan ido a kínder, perdiéndose los aprendizajes preparativos.

Hemos elaborado un programa intensivo de 6 semanas para alumnos de segundo y tercero básico que necesiten aprender el código alfabético lo más rápido posible. También finalizamos la segunda serie de Alfadeca TV para que todos puedan acceder a estos materiales en forma gratuita a través de internet.

Por otro lado, estamos creando una biblioteca digital de cuentos, donde los alumnos puedan escuchar y ver los cuentos que se leen en voz alta usando subtítulos. Y es que investigaciones de todo el mundo muestran que los niños que pueden ver escritas en la pantalla las palabras que están escuchando, aprenden a leer más rápidamente.

Finalmente, una vez que podamos estar de vuelta a las escuelas, deseamos formar equipos de lectura compuestos por adultos que escucharán a los alumnos leer, al menos dos veces por semana. Este apoyo será crucial para ayudar a los lectores principiantes a despegar y luego acceder a todo el plan de estudios.

¿Cuál será el foco de trabajo que tomará Alfadeca este año en lo que se refiere a mentorías, evaluación acompañamiento?

Alix:

Este año podremos retomar la rutina de ver las clases en acción, lo que nos permitirá brindar retroalimentación y apoyo mucho más precisos a nuestros equipos docentes sobre las cuatro habilidades Super Profe: Clima de Aula, Planificación, Técnicas de enseñanza y evaluación. 

Un cambio importante para 2022 será el apoyo a los equipos docentes para que proporcionen sus propios resultados de seguimiento, en lugar de un monitoreo realizado por el mentor. Esto permitirá a los equipos de enseñanza sentirse más a cargo de sus resultados y familiarizados con los puntos de control rápido que se pueden aplicar. Este proceso de evaluación y planificación, junto con el trabajo colaborativo del equipo de lectura, son algunas de las tantas habilidades que queremos desarrollar en la primera parte del año. 

También ofreceremos nuestro programa Super Profe y por primera vez entregaremos a un grupo selecto de aulas de tercero básico, material didáctico de Alfadeca, para apoyar a los alumnos que han tenido acceso limitado a enseñanza durante la pandemia. Finalmente, también estamos planeando producir más insumos que podrían ser utilizados por los equipos de PIE durante 2022.

¿Cuáles son las expectativas que tiene Alfadeca para el 2022?

Pamela:

Nuestras expectativas están en lograr que las comunidades educativas con las que trabajamos logren sistematizar sus procesos, por medio del monitoreo constante del aprendizaje de sus estudiantes y así lograr co-crear planes de acción efectivos para alcanzar el aprendizaje de la lectoescritura. Por ello traspasaremos la responsabilidad del monitoreo de los estudiantes a los equipos de aula, partiendo con un andamiaje que nos permita guiar y acompañar en la planificación de los espacios de monitoreo, para terminar entregándoles plenamente la tarea a ellos.

También deseamos continuar exitosamente nuestra labor de formación docente, que busca entregar competencias actualizadas e innovadoras. También necesitamos entregarles herramientas de vanguardia en acompañamiento y retroalimentación a nuestras mentoras, por lo que durante este año realizarán un diplomado en mentoría dictado por la Fundación Impulso Docente, con certificación CPEIP.