A menos de un mes y medio para finalizar las clases, la necesidad de avanzar en los aprendizajes de la lectoescritura urge, considerando el impacto que este conocimiento tiene para la trayectoria escolar. La experta Alix Anson nos entrega algunos tips, que incluye a profesores y apoderados.

Debido a su importancia, la lectoescritura debería considerarse como un derecho fundamental de los niños y niñas del mundo, al ser una materia básica en relación con la adquisición de nuevos conocimientos mientras avanzan en su camino escolar. La Unesco informó que 100 millones de niños y niñas en el mundo se sumaron a los 483 millones que no contaban con competencias suficientes en lectura.

Alfadeca apoya a 2.530 estudiantes

Sumado a esto y, según reflejó el último reporte Impactos de la pandemia en el bienestar de los hogares de niños, niñas y adolescentes en Chile, realizado por la Unicef el pasado mes de agosto, “el grupo que muestra una menor participación es el de menor edad, de 6 a 9 años, en el que se observa que el 35,7% tuvo actividades pedagógicas 3 o menos días a la semana”.

Justamente en este rango de edad se encuentran los niños que están en la transcendental etapa de aprender a leer y escribir y que tan afectados se han visto producto de la pandemia. Las pruebas en línea han demostrado ser poco confiables y las evaluaciones para los niños que regresaron a la escuela han mostrado resultados mucho más diversos de lo habitual. Es un camino que se ve cuesta arriba y pone en jaque la situación de muchas familias y escuelas que día a día dan lo mejor para revertir este escenario y que ven que sus alumnos o hijos están atrasados en aspectos de lectoescritura.

Por ello Alix Anson, pedagoga inglesa creadora del Programa de lectoescritura Alfadeca que utiliza la Fundación Sara Raier de Rassmuss, entrega algunas recomendaciones para apoyar este proceso y finalizar de forma exitosa el año escolar.

Alix piensa que, al menos, hemos aprendido muchas formas nuevas de enseñar desde principios de 2020 y que esas técnicas nuevas pueden ayudarnos mucho en el futuro. Para la pedagoga, los mayores desafíos en la lectoescritura, tanto para alumnos, como para profesores y apoderados en los últimos años han sido: las grandes diferencias en la oferta educativa ofrecida durante el Covid; problemas considerables de conexión debido a la falta de señal o equipo tecnológico para muchos; y la gran variación en los niveles de apoyo que las familias pueden brindar a sus hijos con el aprendizaje en línea. “Probablemente sea necesario hasta 2022 cuando, con suerte, todos los niños regresarán a la escuela de forma rutinaria, antes de que podamos conocer el alcance total del impacto en la educación”, asegura.

¿Cómo ayudamos a nuestros niños y niñas a leer y escribir?

Aún quedan clases este 2021 y se mantiene una posibilidad concreta de reforzar los conocimientos en lectoescritura para estimular el aprendizaje en los más pequeños. Una de las claves para Alix es centrarse en las primeras habilidades para aprender el código alfabético utilizando tantos ganchos de memoria visual claros como sea posible. También recomienda:

  • Usar una imagen que coincida con la forma de una letra
  •  Luego se puede trabajar en la combinación de letras para formar sílabas, tanto directas como indirectas.
  • Se agregan algunas de las palabras de uso frecuente más comunes y comience a construir un banco de palabras que el niño conozca de vista.
  • Es muy importante ayudar a su hijo/a a disfrutar el proceso de formar palabras, quizás usando plastilina o pasta y leyéndolas.
  • La motivación es clave en esta etapa, por lo que elogiar sus esfuerzos y asegurarse de que no tengan miedo de cometer errores es el camino a seguir”.
Alix Anson, experta en lectoescritura

En este escenario, el rol de apoderados y profesores puede llegar a ser decisivo, aunque la experta asegura que, si bien la función de los padres no es fundamental, ayuda muchísimo, sobre todo en los primeros meses de aprender el código del abecedario, porque el alumno no puede aprender de una manera autónoma en esta etapa. Diferentes investigaciones muestran que un alumno que viene de una casa donde leer es normal y algo que ocurre naturalmente, tendrá una ventaja grande en su aprendizaje de lectoescritura.


Si Alix Anson tuviera que entregar recomendaciones para que los profesores puedan tener alumnos que terminen leyendo y escribiendo este 2021, serían las siguientes:

a) Tener un ‘equipo de lectura’ de adultos en su escuela que puedan venir a su clase 2-3 veces por semana y escuchar a un grupo de niños leyendo uno por uno.

b) Tener un sistema de letras, sílabas y palabras.

c) Identificar un banco de palabras de alta frecuencia

d) Enseñar a los apoderados las técnicas de como escuchar a un niño que aprende a leer

“Después de dos años tan difíciles, tenemos que celebrar cada elemento de progreso y medir donde estamos para prepararnos para el año nuevo.  Preparamos con esta información sería un gran aporte para los equipos en cada clase antes de empezar una vez más en marzo. Si los alumnos saben al menos los sonidos de todas las letras, como leer sílabas y algunas palabras, pueden seguir practicando durante las vacaciones con su familia. Una forma fácil y muy buena de practicar en casa es usar los subtítulos mientras estás mirando la televisión o una película.  Esto ayuda mucho al niño pequeño a conectar la forma visual de las palabras con sus sonidos”, finaliza la educadora inglesa.