Los encuentros estuvieron marcados por la presentación de los resultados en lectoescritura de los estudiantes y la planificación de cómo será el trabajo del equipo para esta segunda parte del año escolar. 

Alrededor de 62 salas de clase pertenecientes a 24 escuelas fueron visitadas durante el mes de agosto por el equipo de mentoras del Programa Alfadeca de la Fundación Sara Raier de Rassmuss, con el fin de conectar nuevamente de forma presencial a los equipos quienes desde inicio del 2021 han estado trabajando de forma virtual por medio de mentorías docentes semanales.

El Programa Alfadeca es una metodología que surge desde la evidencia y cuyo fin es lograr que niños y niñas finalicen 1º básico leyendo y escribiendo. La forma en la que el programa se instala en las comunidades, es a través de mentorías docentes que se efectúan de forma semanal o quincenal con los equipos de las escuelas, las que se guían con el material educativo desarrollado especialmente para el programa y al mismo tiempo van integrando prácticas docentes que impacten en los resultados de sus estudiantes de manera integral y las potencie como “Súper Profes”.

Mentoras apoyan a los equipos y estudiantes el retorno a clases presenciales.

“Estamos muy contentos como Fundación de poder volver a desarrollar nuestras mentorías docentes de forma presencial. Desde inicios de 2020 hemos acompañado a los equipos de forma virtual debido a la contingencia sanitaria, sin embargo hoy ya podemos generar algunas visitas presenciales para seguir apoyándolos en su proceso de enseñanza y aprendizaje”, agregó Carolina Ruiz Vier, jefa de proyecto de la Fundación Sara Raier de Rassmuss.

Debido a la pandemia y hasta la fecha muchos equipos que hoy son parte del Programa Alfadeca han desarrollado el trabajo de forma virtual con la Fundación al igual que con sus estudiantes. Bajo el contexto de mejora de las condiciones sanitarias, los establecimientos han empezado a ejecutar sus clases de manera presencial y con ello también se han programado los encuentros con el equipo de mentoras para hacer acompañamientos en el aula y algunas mentorías también.

“Esta pandemia ha sido una tremenda oportunidad para sacar lo mejor de cada uno de los docentes y equipos de aula. Con esta vuelta a las clases presenciales de forma paulatina, muchas veces con aforo reducido, llega a confirmar, una vez más, que el contacto directo entre personas es un espacio de aprendizaje inigualable, no solo en lo cognitivo, sino también en lo emocional”, manifestó Claudia Puga, mentora Alfadeca quien ha participado activamente de las visitas a los establecimientos.

Para las mentoras, la vuelta a la presencialidad ha estado llena de expectativas, emociones positivas, reencuentros y también encuentros, porque con muchos de los equipos de aula se conocían sola a través de una pantalla. “Ver a las profesoras interactuar con sus niños y niñas, poniendo el alfabeto, modelando la toma correcta del lápiz, tratando de hacer el sonido de una letra, de la mejor manera posible, porque una mascarilla se interpone, no me hace más que sentir un gran orgullo por mis queridas profesoras. Ellas han dejado de lado sus miedos y aprehensiones por volver a la sala de clases, porque saben que las interacciones que se dan en ese espacio con sus estudiantes van a afianzar el gran trabajo que han realizado desde la virtualidad” agregó Claudia.

La mentora Claudia Puga y la Jefa de Proyecto, Carolina Ruiz, junto al equipo de la Escuela rural Pullally.

“Uno de los aspectos clave de nuestra fundación es el programa de formación continua que tenemos llamado “Súper Profe”, el cual se ejecuta por medio de mentorías docentes de manera semanal. Estas mentorías han permitido que profesores y equipos puedan ir integrando nuevas prácticas docentes, innovando en sus planificaciones de clases, logrando un crecimiento profesional y un mayor impacto a nivel de resultado de sus estudiantes”, complementó Carolina Ruiz Vier.

En el mismo espacio de vista se entregaron los resultados de evaluaciones y progreso lector de los estudiantes a los equipos docentes y directivos, con el fin de iniciar el 2º semestre con estrategias de enseñanza y aprendizaje basadas en datos de monitoreo de avance de sus estudiantes, que les permitan tomar decisiones de planificación en base al monitoreo de avance de sus estudiantes.