Mantener a los estudiantes motivados no es tarea fácil, más cuando debe hacerse a través de una pantalla, este desafío lo tienen todos los días el equipo de sala del 1º básico de la escuela San José de Catemu, quienes diariamente van innovando en sus clases y generando vínculos con las familias de sus estudiantes.

¿Cómo lograr que los estudiantes se motiven a través de una pantalla? ¿Qué pasa con aquellos que deben hacerlo desde un celular en vez de un computador? Este es el escenario que muchas salas de clase han tenido en esta pandemia y que han debido adaptarse para lograr aprendizajes efectivos, como es el caso del equipo de 1º básico de la Escuela San José de Catemu, quienes este año se integraron al programa Alfadeca gracias a la alianza con la empresa CEMIN.

Para el equipo, liderado por la docente Zunilda Luco, la asistente Macarena Espinosa y la profesional PIE Tamara Rodríguez, generar un equipo colaborativo, que trabaje codo a codo con los apoderados fue clave para mantener un proceso de aprendizaje activo, “nosotras desde la primera reunión de padres y apoderamos manifestamos la necesidad del compromiso y apoyo de la familia, esto es un trabajo en equipo y debíamos estar todos participando” comentó la profesora Zunilda respecto a la invitación que hizo a los apoderados para participar de este nuevo año escolar, acción que le ha significado mantener una asistencia por sobre  el 90% de sus clases.

La profesora Zunilda Luco

La “profe Zunny” como la llaman sus estudiantes a Zunilda, lleva 30 años enseñando en la escuela San José de Catemu. Su experiencia la precede y la ha ayudado a fortalecer lazos de colaboración, tanto así que incluso Macarena – su Asistente de Aula – fue hace un tiempo atrás su estudiante y hoy es su colega de trabajo. “La profe Zunny siempre fue así ordenada, motivadora y nos trató con cariño” comentó Macarena, quien hoy acompaña las estrategias de la docente cada semana preparando material educativo para los estudiantes.

Motivación, clave para el aprendizaje

La literatura señala que un ambiente altamente compatible para el aprendizaje debe poseer espacios e instancias de motivación que permitan a los niños y niñas desafiarse y estar constantemente cuestionándose lo aprendido. Esta sala es “cerebrocompatible” a cómo el cerebro de los niños y niñas de 1º básico aprenden y es una de las metas del Programa Alfadeca, estrategia que Zunilda y su equipo trabajan cada semana para lograr resultados.

Y es que, además de los materiales que Alfadeca entrega, como son libros, pizarras y guías docentes, el equipo de 1º básico de la Escuela San José prepara material complementario para enviar a las casas de sus estudiantes. “Nosotros preparamos láminas y letras móviles para que los alumnos puedan ir reforzando lo aprendido, todo con muchos colores y figuras para que se motiven”, agrega la profe Zunny respecto al set de materiales complementarios que elaboran por cada paso, donde se encuentra un cuaderno de reforzamiento con material para colorear y cortar, letras móviles, cajas de palabras y posters para las piezas de los estudiantes con el Alfabeto Alfadeca. “Alfadeca ha ayudado mucho a los estudiantes, en especial a los estudiantes del programa de integración”, indicó Tamara, profesional PIE.

Cabe explicar, que todos los materiales son enviados cada semana por la profesora jefe, quien junto a su hijo preparan los materiales para entregar y retirar en un solo punto, disponiendo de una casa de un estudiante por los sectores de Santa Margarita, San José, Reinoso y Santa Isabel en Catemu.

“Macarena y Tamara juegan un rol importante en este equipo. Nosotros por tema de la pandemia tenemos que contener a apoderados y niños y niñas, trabajando un trato de mucho amor, cariño y respecto y siempre agradeciendo su labor en la casa”, detalló la profesora respecto a la contención y motivación que cada día entrega a sus estudiantes y apoderados y lo importante que ha significado su equipo para motivar y lograr aprendizajes en el aula.

Los estudiantes trabajan con letras móviles y pizarras en sus casas