En el marco del mes del libro, entrevistamos a dos profesoras pertenecientes al Programa Alfadeca quienes promueven espacios lectores en sus aulas virtuales y presenciales.

El 23 de abril se conmemora el día internacional del libro y derecho de autor, efeméride que muchas escuelas celebran para realizar promoción lectora dentro de sus aulas y establecimientos.

Debido a la pandemia, muchas escuelas tuvieron que adecuar sus estrategias de enseñanza y promoción lectora, en especial con los alumnos que recién están integrando esta habilidad, como son los estudiantes de 1º y 2º básico. Es por ello que entrevistamos a dos docentes pertenecientes al Programa Alfadeca para conocer sus experiencias durante lo que va del año para motivar la lectura con sus estudiantes.

Celebración con distanciamiento social

Profesora destaca el avance de lectura de los estudiantes con fotos y premios en la sala de clase

Para la profesora Nadia Alfaro Urrutia, docente de la escuela Alejandro Noemí Huerta de la comuna de Freirina, ubicada en la provincia del Huasco, este día del libro fue muy diferente. Nadia junto a sus 39 alumnos, hoy desarrollan un sistema de trabajo semi presencial en donde estudiantes van a la escuela y otros realizan sus clases de forma online, esto con el fin de cuidar la salud y mantener los aforos respectivos que dictamina la autoridad sanitaria.

La celebración del día del libro contó con disfraces

“Con el equipo de sala igual quisimos organizar un día del libro de manera presencial y online,  ya que es importante este día para nosotros y los niños” agregó Nadia respecto a las motivaciones que tuvo con su equipo conformado por dos asistentes de aula. Fue así como organizó decorar la sala de clases y crear un concurso con los estudiantes denominado “yo leo mis primera palabras”, en donde los alumnos debían ir disfrazados y jugar a leer palabras con sílabas que ya habían estudiado. De esa forma los motivaba a leer y les explicaba durante la clase la importancia de adquirir la lectura a temprana edad.

“Con el equipo conocemos a nuestros estudiantes y les hemos preguntado qué les gusta leer. De esa forma armamos un set de lectura, con libros de dinosauro por ejemplo que son los que le gustan, para premiar a los ganadores del concurso” agregó la docente. La actividad se llevó a cabo el lunes 26 de abril y luego se replicó el día 27 con los alumnos de forma on line realizando ejercicios de rapidez y adivinanza con los alumnos por medio de las pizarras alfadeca, para luego premiarlos.

Cuentacuentos On line

Para muchos profesores mantener el interés en clases online es todo un desafío. Para Elizeth Corvalán también lo es, en especial considerando que este es su primer año como profesora jefe de un 1º básico. Este desafío, que al principio le generó mucho miedo a la profesora, luego fue una fortaleza, ya que Elizeth conocía a sus estudiantes desde kínder, por lo que ya tenía claro sus gustos y motivaciones, facilitando el vínculo por medio de clases virtuales.

Profesora iniciando la lectura de cuentos al iniciar la clase

“Yo sabía que a los niños les gustaba la lectura, pero para que ellos lograran leer solos, yo les dije que debíamos trabajar mucho para que pudieran lograrlo” manifestó la docentes agregando “yo para motivar la lectura, siempre comenzaba una clase mencionando cuál era mi cuento favorito y empezaba una lectura con ellos” puntualizó Eli, como le gusta que la llamen. De esa forma los libros favoritos de la profesora, se transformaron en los de sus alumnos, quienes en cada clase le pedían integrar un cuento más.

Esta estrategia no solo sirvió para vincular a sus estudiantes, sino también fue un recurso que Elizeth utilizó para motivar que sus alumnos se conectaran antes a clases. “En marzo comencé a notar que los niños no entraban temprano a clases, nosotros partimos a las 14:05 y muchas veces llegaban 20 a 30 minutos tarde. Fue así como inicié a fines de marzo los cuentacuentos y los estudiantes fueron motivándose”, mencionó la profesora, quien les recomendaba a sus niños y niñas llegar temprano para no perderse el inicio de la historia. Fue así como pudo motivar a sus 25 alumnos, quienes además de llegar puntuales, solicitaban cuentos temáticos como por ejemplo de animales y cocodrilos.

“Mis alumnos ya tienen una rutina, ellos ingresan a la clase on line,  nos saludamos, apagan el micrófono, comenzamos con el cuento, en este espacio realizamos  preguntas de predicción, realizamos conexiones y practicamos el vocabulario. Después del cuento viene la actividad con el libro Alfadeca, para terminar con el trabajo con un ejercicio de escritura” puntualizó la docente.