La creadora del Programa Alfadeca hace un análisis de lo que debería aplicarse y evaluarse en nuestro país, una vez que los alumnos de primero y segundo básico vuelvan a las escuelas.  

La pandemia azotó con fuerza al mundo entero. Millones de niños y niñas vieron interrumpidos sus procesos académicos por tener que interrumpir su asistencia a clases. Y Chile no fue la excepción. Ha pasado el tiempo y poco a poco los alumnos han retornado a las aulas en algunos países, con medidas sanitarias acordes a la realidad de cada región, con experiencias exitosas y otras no tanto.

Alix Anson, es pedagoga inglesa egresada de la Universidad de Cambridge, creadora del Programa Alfadeca de lectoescritura y coautora de una serie de libros especializados en esta materia para niños de 7 a 11 años que hoy son usados en más de 300 escuelas públicas de Inglaterra. Su nexo con nuestro país es gracias a la Fundación Sara Raier de Rassmuss, la cual utiliza este exitoso programa en colegios vulnerables de la Región Metropolitana.

En Chile, son cerca de 70 colegios los que han decidido retornar a las aulas, dando prioridad a los alumnos de cursos más avanzados como los terceros y cuartos medios, que se encuentran en etapas decisivas de su currículum escolar. Pero también sucede con los pequeños alumnos de primero y segundo básico, quienes han tenido que enfrentar la ardua tarea de aprender a leer y escribir de forma virtual.

Alix, nos cuenta su experiencia desde Inglaterra, en donde cuenta que “ha sido maravilloso ver lo felices que están los alumnos de volver a la escuela y ver a sus amigos y profesores. También para nosotros, como profesores, podemos tener mucho más contacto una vez más con los alumnos y disfrutar del sentimiento de comunidad y apoyo que podemos ofrecernos unos a otros. En cuanto al proceso de aprender online, hemos visto muchas diferencias entre las familias en mi escuela. Si hay una familia con muchos hijos, la situación es bastante complicada, sobre todo si hay niños pequeños. A algunos padres les gusta ayudar un poco, pero la mayoría no tienen confianza en cómo hacerlo, sobre todo si están trabajando desde casa a la vez. Los niños que lo han encontrado más difícil son los que tienen necesidades específicas, ya que, comprensiblemente, sus familias a menudo no han podido brindarles la ayuda experta que necesitan. Por el contrario, algunos niños que tienen dificultades para conectarse en la escuela lo han hecho muy bien en el aprendizaje en línea. Por lo tanto, nuestros resultados han sido extremadamente variados debido a la amplia gama de circunstancias variables”.

En Chile

Dentro de los temas que baraja en evaluación el Ministerio de Educación, están las prioridades que se les dará a cada materia lectiva en el caso de retornar a las clases presenciales este año o hacerlo anticipadamente el próximo año. Según la pedagoga inglesa, allá se han priorizado las habilidades de escribir y leer, porque los niveles bajaron más que lo normal durante las vacaciones del verano. Asimismo, cuenta que han examinado a todos los alumnos para reevaluar sus niveles actuales de alfabetización, los que les ha permitido organizar grupos para practicar lectura, ortografía y escritura, dando clases de refuerzo a los alumnos que lo necesiten.

“Sé que cada escuela y familia tendrá circunstancias diferentes según el espacio disponible o miembros de la familia vulnerables. Sin embargo, personalmente creo que todos los niños deben regresar lo antes posible. Esto se debe a que no solo se ve afectado su aprendizaje, sino también su bienestar mental. Muchos alumnos se han sentido muy solos y bastante estresados durante esta pandemia y necesitan ver a sus amigos y recuperar sus rutinas normales. Tomar turnos sería mejor que no regresar para que todos los niños tengan la oportunidad de ver a sus amigos y maestros y volver a conectarse con el mundo exterior”, sugiere.

Con respecto al proceso de lectoescritura online que miles de escolares chilenos han debido enfrentar, Alix, piensa que deben coincidir muchas variables para culminarlo con éxito ¿La familia tiene acceso a una computadora o teléfono y una señal confiable? ¿Necesitan esta máquina varios niños o los padres para trabajar? ¿Están los padres disponibles para ayudar y apoyar a sus hijos? ¿Tienen acceso a una impresora o los libros escolares requeridos? ¿Su maestro se siente seguro para enseñar en línea y con qué frecuencia pueden reunirse? “Enseñé todas mis clases en vivo en línea, en lugar de establecer el trabajo para completar y esto funcionó bien. Era difícil pedirles a los niños que escribieran y devolvieran su trabajo, así que tuvimos que depender principalmente del trabajo mecanografiado. También fue muy difícil pedirles que me leyeran, así que les pedimos a los padres que nos ayudaran con eso. Cubrimos mucho más de lo que jamás creí posible, pero la escritura a mano era difícil de mantener”, comenta sobre su experiencia.

¿Cómo podemos nivelar a nuestros alumnos?

Para finalizar, entrega algunos consejos y tips para que los docentes, una vez retomadas las clases, ya sean presenciales o semi presenciales, no tengas grandes complicaciones para nivelar a sus alumnos dependiendo de los niveles de lectoescritura que estos hayan logrado fuera de la escuela:

a) Empiece suavemente con algunas actividades y ejercicios divertidos que hagan que los niños se sientan bienvenidos de nuevo en la escuela y les dé un tiempo para readaptarse después de tantos meses en casa.

b) Restablezca las reglas y los límites de la clase e introducirlos en las nuevas rutinas de salud en un ambiente cálido y tranquilo.

c) Evitaría hacer pruebas formales hasta al menos la segunda semana, para que los alumnos tengan tiempo de reintegrarse a la escuela y sus amigos.

d) Elija unas pruebas sencillas que sean fáciles de administrar y que le permitan ver cómo los alumnos pueden escribir, qué letras conocen con seguridad y dónde están sus lagunas en el conocimiento de los sonidos y las sílabas.

e) Trate de asegurarse de que cada niño pueda leer 1-1 con un maestro o asistente para que tenga un registro preciso y personalizado de lo que pueden y no pueden hacer. Compruebe que los niños de Primero Básico conozcan los sonidos individuales de las letras, puedan leer sílabas y algunas palabras clave de uso frecuente.

f) Asegúrese de celebrar todas las cosas que un alumno puede hacer, en lugar de centrarse en lo que no puede y elogiar el esfuerzo que ha hecho mientras estudiaba desde casa.