Muchos hablan de un año escolar incierto y de avances en aprendizajes poco comprobables. Entrevistamos a Alix Anson creadora del Programa Alfadeca, para que diera una mirada sobre este tema

Más de 50 días sin clases presenciales llevan los estudiantes en Chile, escenario gatillado por la pandemia del coronavirus y que hoy no tiene una fecha de término, en especial porque estamos ad portas de iniciar el mes más crudo del año, el comienzo del invierno. 

Apoderados envía fotos de los trabajos y avances de sus hijos casa semana

Pese a todo esto, el sistema sigue avanzando. Profesores y equipos docentes -cada vez más- se suman a las nuevas tecnologías para no solo entregar contenidos pedagógicos, sino que también socioemocionales, de hecho este último reconocido como lo más importante. Así lo mencionaron el 97% de docentes que fueron parte de la encuesta realizada por Educar Chile durante esta pandemia, en donde señaló que casi el total de los encuestados, cree más importante enfocarse en la contención socioemocional de los estudiantes, antes que cubrir todos los objetivos de aprendizaje para este año escolar.

De la misma forma lo ve Alix Anson, pedagoga inglesa y creadora del Programa Alfadeca.  “Creo que la base está en entender lo que está viviendo el estudiante y el contexto que estamos enfrentando. Es importante impulsar en ellos un aprendizaje que sea significativo y para eso se debe ser cercano, divertido y constante” mencionó, especialmente en el marco de mantener los aprendizajes.

Equipos Docentes hacen llegar materiales a sus estudiantes y se comunican con ellos constantemente para seguir conectados

Y así también lo ha entendido el Ministerio de Educación al hacer una priorización de los aprendizajes, lo que ha entregado mayor seguridad respecto a cómo abordar los cientos de docentes debe abordar las clases durante esta pandemia. Esta priorización también fue apoyada por Anson. “Estoy de acuerdo a lo que determinó el Mineduc. Creo que, de momento, en los niveles de 1º Básico, la clave es concentrarse en el aprendizaje de letras, sílabas y palabras de alta frecuencia. Si podemos conseguir esto, podremos llevar a los niños y niñas a una lectura inicial y posterior comprensión”.

Para mejorar el aprendizaje de la lectoescritura, es clave también la orientación que profesores entregan a los apoderados, siendo claros en lo que se quiere que los estudiantes aprendan y explicar cuál es el camino para obtenerlo. “Por ejemplo, si para este semestre se tiene planificado aprender las letras del abecedario, hay que señalar cuáles serán las letras en estudio cada semana, cómo las aprendemos y cómo verificaremos que aprendimos. Cada vez que se logre un objetivo, premiar y felicitar el avance para motivar al estudiante y si no se logra, repetirlo para luego seguir avanzando.  De esta forma es más fácil llevar el aprendizaje”, mencionó Alix.