El mundo ha tenido que adecuarse ante la pandemia de coronavirus, que ha afectado no solo la salud y la vida de las personas, sino que también la forma en cómo  aprendemos y enseñamos a los más pequeños.  Y es que cuando hablamos de educación, surgen grandes interrogantes tales como ¿qué pasara con los aprendizajes?;  ¿cómo llegar a todos los estudiantes?;  ¿cómo hacer con las barreras tecnológicas y de analfabetismo existentes en algunas familias? 

Hacer llegar los libros Alfadeca fue un gran desafío para las escuelas

Todas esas preguntas se las han hecho los docentes que son parte del Programa Alfadeca, iniciativa que Fundación Sara Raier de Rassmuss (FSRR) ejecuta para impulsar el aprendizaje de la lectoescritura en 1º y 2º básico, en las comunas de Padre Hurtado, Renca y el Servicio Local de Educación Pública de Barrancas (Cerro Navia, Pudahuel y Lo Prado) .

“La situación para todos ha sido bastante complicada, en particular para organizar a los apoderados del curso. Como todo ocurrió durante el inicio de año, nosotras no tuvimos la oportunidad de tener ni siquiera nuestra primera reunión de curso”, comentó Anita Valdenegro, profesora de 1º básico del Liceo Bicentenario Paul Harris de la comuna de Padre Hurtado. Que esta emergencia partiera en marzo significó para muchos una complicación, en particular en los niveles de 1º básico, cursos que vienen conformándose y en donde el aprendizaje de la lectoescritura es vital para poder continuar los demás contenidos en la escuela. 

Como una medida de apoyo ante este contexto, el Programa Alfadeca entregó todo el material online y desarrolló rápidamente medidas de apoyo a los docentes y apoderados para que, por medio del celular, pudieran compartir el material de aprendizaje y así guiar a los estudiantes en casa. 

Para evaluar los aprendizajes apoderados envían audios y fotografías a los docentes

“Los apoderados han sido muy comprometidos en mi curso, casi un 95% de los padres fueron a retirar los libros de trabajo Alfadeca a la escuela rápidamente y posterior a eso, hemos conversado por Whatsapp o teléfono con los que más necesitan para guiar el aprendizaje en casa. Este proceso, si bien ha sido difícil para todos, nos pone en una situación en donde los apoderados pueden ver la importancia del aprendizaje de la lectoescritura de manera temprana y que esta tarea no es solo del profesor, sino que también involucra a las familias”, precisó  Francisco Montecinos, docente de 2º básico de la Escuela Paulo Freire ubicada en la comuna de Cerro Navia. 

El caso del profesor Francisco fue particular, ya que él tenía una comunidad organizada de padres, lo que facilitó la entrega de material y comunicación con el curso. Distinto fue el caso de la profesora Ingerborg Fuentes de la escuela Manuel Guerrero Ceballos de Cerro Navia, quien pese a estar a cargo igualmente de un 2º básico, las primeras semanas de clases no tuvo la oportunidad de hacer llegar el material a las casas. “Nosotros como comunidad educativa y por seguridad decidimos no abrir la escuela para entregar materiales, por lo que enviamos los contenidos Alfadeca por WhatsApp y correo, también compartimos  los instructivos que hacíamos como profesores y que la Fundación compartió con nosotros. Para poder tener el material en casa, muchos papás imprimieron hojas del libro, sin embargo teníamos apoderados que no tenían impresora y bajo acceso a internet. Para ellos tuve que hacer un video de cómo hacer el libro en casa, así los papás pudieron copiarlo en hojas blancas y practicarlo con sus hijos durante la semana. De alguna u otra forma, los papás hacian el trabajo y con esfuerzo lograban hacer llegar el material a sus pequeños”, comentó la docente.

Y es que esta contengencia ha demostrado que un buen acceso a internet, un lugar adecuado para aprender y la guía de un adulto, son clave para efectuar, de manera efectiva, el aprendizaje de la lectoescritura en 1º y 2º básico. 

Docentes realizaron videos para apoderados

Frente a este contexto,  los docentes que son parte del Programa Alfadeca han logrado sumarse al desafío de enseñar a distancia generando distintas estrategias para hacer llegar el aprendizaje de la lectoescritura a sus alumnos. Es el caso de las profesoras de 1º básico,  María Angélica Valdés y Patricia Salinas de la Escuela Lo Velásquez de Renca,  quienes realizaron videos con sugerencias y explicaciones a los apoderados para orientar el trabajo del Programa. “ Los padres han seguido las instrucciones y si hay dudas, las repondemos por medio de Whatsapp. Creamos un grupo en esa misma plataforma para todas las consultas que surjan con los apoderados. Por ejemplo, todos los viernes nosotras le mandamos una foto del  dictado propuesto por Alfadeca y videos de ejercicios, así vamos avanzando con los aprendizajes”. 

“Yo también realicé una reunión de apoderados por WhatsApp para alinear el trabajo y entregar horarios de atención a dudas y coordinación de material, pero me di cuenta que los más importante es enviar audios a los alumnos. Los niños de 1º básico son pequeños y ellos son más cercanos a un aprendizaje significativo”, mencionó la profesora Anita de la comuna de Renca, agregando que “la semana pasada yo envié un audio a los alumnos, después de los videos que compartí, sentí que era bueno que me escucharan y se vieran motivados y que a pesar de la distancia, sepan que estoy acá motivándolos desde la casa. Fue interactivo todo, yo los motive y ellos me enviaron fotos y audios de vuelta. Me emocioné que me dijeran “gracias tía Anita”. Es rico saber que a pesar de no estar presencialmente con los niños, ellos me recuerden y juntos aprendamos. Así nos sentimos más cerca pese a la distancia y al contexto que estamos viviendo”. 

Actualmente el Programa Alfadeca facilitó un espacio en su sitio web para trabajar en casa con los apoderados. Para más información ingresa a www.fsrr.cl